Las Tres Puertas para la Formalización

Puertas para la Formalización Minera

La función de la Política de Formalización es ayudar a mejorar las prácticas en las operaciones de la pequeña minería en el país, con el fin de incrementar la competitividad, la reducción y eliminación del mercurio, optimizar la gestión de seguridad y el desempeño ambiental para alcanzar mayor productividad y transparencia.

Es importante resaltar que los mineros que no están regularizados o dentro del programa de formalización tienen la necesidad de escoger entre tres puertas dispuestas por el Gobierno.

Tres puertas para los pequeños mineros

La primera, la de la Formalización que está abierta para los mineros que quieren y pueden. Estos son los que cuentan con un título minero o están al amparo de uno y tienen instrumento ambiental. También, está disponible para aquellos, que después de pasar por un proceso de mediación, se les apruebe por parte de una autoridad minera un Área de Reserva Especial o estén en solicitud de legalización, tienen la oportunidad de trabajar regularizados mediante un título minero o bajo el amparo del mismo. A todos ellos se les brindará un acompañamiento técnico-práctico en temas legales, ambientales laborales, empresariales y de seguridad minera para que mejoren sus condiciones de trabajo, reduzcan los impactos al medio ambiente y disminuyan los riesgos de accidentes laborales.

La segunda, la de la reconversión, que está diseñada para los mineros que no cumplen con los requisitos mínimos, como tener un título minero y una herramienta ambiental, o están realizando la actividad en lugares restringidos; ellos deben buscar otras opciones productivas con el acompañamiento de varias entidades del Gobierno.

La tercera, la del control, que es para los mineros que no desean estar bajo el amparo de la ley e insisten en realizar la actividad de manera irregular. Ellos podrán sufrir acciones de control policivas y judiciales en la medida que no se adhieran a las normas y las leyes.