Listado de Foros de Noviembre De 2017

Modificación Decreto Ú. Reglamentario del Sector Adm. de Minas y Energía

Energía
10 de noviembre de 2017
11 de diciembre de 2017

De conformidad con lo establecido en el numeral 8 del Artículo 8 de la Ley 1437 de 2011, el Ministerio de Minas y Energía se permite publicar a discusión de la ciudadanía y demás interesados el Proyecto de Decreto"Por el cual se modifica el Decreto Único Reglamentario del Sector Administrativo de Minas y Energía 1073 de 2015", con el objeto de recibir observaciones y comentarios.

Documento propuesto:
Proyecto de Decreto "Por el cual se modifica el Decreto Único Reglamentario del Sector Administrativo de Minas y Energía 1073 de 2015".

Las observaciones, comentarios y propuestas al referido proyecto de resolución deberán realizarse por medio de este foro o mediante el correo electrónico pciudadana@minminas.gov.co, hasta el próximo lunes 11 de diciembre de 2017.

 
Soporte técnico




Para comentar usted debe ser un usuario registrado

Comentarios

JUAN FERNANDO PRIETO VANEGAS, viernes 24 de noviembre de 2017

Medellín, 24 de noviembre de 2017
Doctor:
CARLOS DAVID BELTRÁN QUINTERO
Director de Hidrocarburos
Ministerio de Minas y Energía
COMENTARIOS AL PROYECTO DE REFORMA
AL DECRETO 1073 DE 2015

Como Presidente Ejecutivo de la Corporación AES COLOMBIA “Asociados Estaciones de Servicio de Colombia” me permito presentar las siguientes consideraciones frente al la propuesta de reforma del Decreto 1073 de 2015:

ART. 2.2.1.1.2.2,1.4 SOBRE LAS ESTACIONES DE SERVICIO MUELLE:
Se considera respetuosamente que en la definición de las Estaciones de servicio tipo muelle deben incorporarse tanto las Estaciones que siendo fluviales distribuyen a vehículos terrestres como las Estaciones de servicio que siendo de carácter automotriz también distribuyen al transporte fluvial. Es decir, la definición debe establecerse en “doble vía”.
Por lo anterior, se sugiere cambiar la definición de Estación de servicio muelle por la siguiente: “Establecimiento donde se almacenan y distribuyen combustibles líquidos y sus mezclas con biocombustibles utilizados tanto para vehículos destinados al transporte fluvial como al transporte terrestre, toda vez que sus condiciones de ubicación geográfica así lo permiten”.
Por otro lado se considera que en la definición debe incluirse un régimen de transición al respecto, ya que la norma está regulando una realidad que se presenta actualmente en varias zonas del país.
En consecuencia, con la definición actual muchas de estas Estaciones de servicio entran en un “limbo jurídico” ante la exigencia de un acto administrativo previo por parte del Ministerio de Minas que certifique que pueden existir este tipo de Estaciones de servicio en una zona determinada.
Un régimen jurídico de transición implicaría agregar el siguiente parágrafo a la definición:
“Las Estaciones de servicio que actualmente suministran combustibles líquidos tanto a transporte terrestre como a transporte fluvial en el país, pueden continuar con su actividad de suministro para ambos transportes hasta tanto el Ministerio emita el acto administrativo correspondiente que indique expresamente los municipios que por sus circunstancias geográficas, urbanísticas o técnicas permiten el funcionamiento de este tipo de Estaciones”

SOBRE EL PARÁGRAFO 5. DEL ARTÍCULO 2.2.1.1.2.2,3.86
Consideramos que se debe mantener el volumen de 8.000 gal/mes y no 110 gal/día que al mes suman 3,300 gal/mes así como de mantener el máximo de 220 gal/día.
La nueva reglamentación representa una reducción casi del 60% al mes para esta forma de transporte que en ciertos eventos es realmente necesaria para comerciantes que requieren de combustibles líquido a utilizarse en el sector agrícola, industrial o comercial.
A su vez, se solicita que este régimen excepcional de transporte en canecas tenga una regulación mucho más simple y sencilla. Tal como lo dice el soporte técnico de esta propuesta de reforma, el interés es flexibilizar el régimen regulatorio, que la norma sea más acorde con la dinámica del sector. En contraste, la propuesta resulta siendo una solución muy formalista y rígida.
En consecuencia se propone:
1. Mantener el volumen máximo inicial de 8.000 gal/mes y 220 gal/día para esta forma de entrega de combustible excepcional.

2. A diferencia de la propuesta de reforma se sugiere que esta figura esté autorizada per se, sin necesidad de certificación del Alcalde municipal. En consecuencia, sólo se necesitará certificación del Alcalde para restringir esta forma de transporte.

3. En la realidad, en la actualidad ningún Alcalde conoce la norma ni la utiliza ni emite un acto administrativo relacionado con la materia incluso ante la petición formal que eleve algún distribuidor minorista. Esto lleva a que esta figura excepcional sea poco usado o incluso, sea utilizada sin el previo permiso correspondiente dadas las dificultades para generarlo.

4. Como forma de control y vigilancia de esta forma excepcional, la Estación de servicio que provea combustible de la forma prescrita en esta regulación deberá informar a la Dirección de hidrocarburos esta compra, según formato que previamente expida el Ministerio de Minas y Energía, en el cual se identificará al cliente, el volumen y tipo de combustible que compra. Esta forma de control es mucho más simple, sencilla y acorde con la dinámica del sector minorista. Este requisito se podría cumplir fácilmente y tanto el Ministerio de minas y energía como las autoridades competentes (policía y otros organismos de control) podrían vigilar y tener seguimiento y trazabilidad de la venta y uso de este combustible.

5. Por su parte, también debe regularse la forma excepcional mediante la cual un cliente puede hacer una compra hasta de un volumen de (1) o (2) gal, en un recipiente hermético o bolsa sellada de seguridad para atender una eventualidad de fuerza mayor como lo es desvarar un vehículo en carretera. Como se puede leer en la normativa actual, no existe regulación expresa sobre esta forma de entrega y en principio, parece estar proscrita para un distribuidor minorista toda vez que sólo puede entregar combustible directamente en los tanques de vehículos.

SOBRE EL ARTÍCULO 2.2.1.1.2.2,1.1 ESTIPULACIÓN DEL PRINCIPIO LIBRE ENTRADA
De la lectura y aplicación de este principio en el régimen jurídico de la cadena de distribución de combustibles líquidos en Colombia, como Presidente Ejecutivo de una asociación gremial que defiende y propugna por los intereses de los distribuidores minoristas de combustibles del país, debo exponer respetuosamente a este Ministerio que la forma de redacción de este principio económico, tal y como se agrega a este régimen legal como “criterio que orienta la actividad de regulación de la cadena de distribución de combustibles” puede tener serias consecuencias en el mercado natural de la distribución minorista de combustibles líquidos en el país.
Actualmente, el mercado minorista de combustibles líquidos en el país no está concentrado en “pocas manos o dueños” sino que por el contrario, está atomizado en su mayoría en pequeños propietarios que administran y gestionan directamente sus Estaciones de servicio. Esto sin duda genera evidentes beneficios y consecuencias favorables que pueden ser explicados desde la teoría económica.
Por su parte, el mercado mayorista de la distribución mayorista se encuentra hoy en día altamente concentrado y puede entenderse actualmente bajo el comportamiento de un “oligopolio” que cada vez más absorbe poder de mercado y que veladamente puede ser utilizado en contravía de los demás actores del mercado.
Con la forma de redacción del principio de libre entrada, sin ninguna limitación a este criterio, es el principio del fin para la actividad comercial de distribución minorista de combustibles líquidos que hoy desarrollan miles de familias colombianas toda vez que es la autorización plena a través de esta norma para que los grandes poderes económicos que hoy en día concentran el mercado de la distribución mayorista en el país lleguen a tomar el dominio de todo el mercado minorista.
En consecuencia, se solicita que este principio de LIBRE ENTRADA sea limitado en su alcance y sentido en el entendido de que un mismo actor económico no pueda estar en doble vía en dos eslabones conexos en la cadena de distribución de combustible, en este caso tanto en la distribución mayorista como en la distribución minorista de combustible o bien que exista una limitación en su participación conjunta de acuerdo a la regulación especial que se emita.

Lo anterior se explica en parte porque lo contrario implica la “destrucción” de de la cadena de distribución de combustible (como sucedería en la parte “downstream” en el caso de la posible integración distribución mayorista-distribución minorista), toda vez que la integración vertical de estos dos eslabones implicaría la posible configuración de prácticas restrictivas de mercado o que, aún bajo el beneficio de la posible generación de “economías de escala”, se destruya y acabe la competencia y la atomización actual de la distribución minorista de combustible, toda vez que un pequeño propietario no tiene capacidad para competir con los precios bajos o incluso predatorios que establezca un agente de mercado que podrá controlar tanto una Planta de abastecimiento mayorista como su transporte y distribución final al consumidor.

Cordialmente,
JUAN FERNANDO PRIETO VANEGAS
Presidente Ejecutivo
AES COLOMBIA

Reportar Mensaje por Contenido Inadecuado
  • Otro